Banco de Inglaterra

El Banco de Inglaterra (oficialmente conocido como “Governor and Company of the Bank of England”) es, a pesar de su nombre, el banco central de toda Gran Bretaña y es un modelo de banco en el cual se han basado muchos modernos e importantes bancos centrales.

Se estableció en 1694 para actuar como el banco del gobierno inglés, y hasta el día de hoy sigue funcionando con ese propósito, para actuar como banco de toda Gran Bretaña. Desde su fundación hasta el año 1946, el Banco funcionaba y actuaba en privado. De 1946 a 1997 estuvo controlado por el estado, y en 1977 obtuvo la independencia para funcionar otra vez como una corporación privada. El banco tiene un monopolio en el asunto de los billetes de banco en Inglaterra y Gales, aunque no lo tienen en Escocia o el Norte de Irlanda.

El Comité de Política Monetaria del Banco ha transferido responsabilidad en la administración de la política monetaria del país.

El ministerio de Economía y Hacienda ha reservado poderes para dar ordenes al comité “en caso de ser requeridos para el interés público y en unas circunstancias extremas especiales”, pero la órdenes deben ser aprobadas por el parlamento en un plazo de 28 días.

La sede del Banco se encuentra, desde 1734, en el distrito financiero más importante de Londres, en la City, en la calle Threadneedle. Esta calle es conocida también como “The Old Lady of Threadneedle Street, o The Old Lady” (La Vieja Dama de la Calle Threadneedle o La Vieja Dama). Además de las oficinas que tiene el banco en Londres, también hay unas oficinas secundarias en Leeds, en la calle King Street.

HISTORIA

El Banco fue fundado por el escocés William Paterson en 1694 para que actuara como el banco del gobierno inglés. William propusó un préstamo de 1, 2 millones de libras al gobierno, a cambio los suscriptores podrían ser incorporados como “The Governor and Company of the Bank of England” con un largo periodo de privilegios que incluiría la expedición de billetes. Los privilegios otorgados por cédula real fueron otorgados el 27 de julio de 1694. Las finanzas públicas estaban en tan malas condiciones en aquella época que los términos del crédito fueron que debía ser cubierta a un tipo de interés del 8% al año, y además había un cargo por servicios de 4.000 libras anuales por el mantenimiento del crédito.

El primer gobernador fue Sir John Houblon, quien está representado en los billetes de 50 libras expedidos en 1994. Los estatutos fueron renovados en 1742, 1764 y 1781.

El lugar original del banco estaba en Wallbrrok en la City de Londres, (durante la reconstrucción del edificio en 1954, los arqueólogos encontraron las ruinas de un templo romano dedicado a Mitras (Mitras fue venerado por ser el dios de los Contratos), siendo quizá las ruinas de Mithaeum las más famosas de las ruinas romanas encontradas en la City en el siglo XX, las cuales son mostradas ahora al público). En 1734, el Banco de Inglaterra se trasladó a su actual localización en Threadneedle Street, y a partir de entonces adquirió poco a poco terreno para crear el edificio que se puede ver hoy en día. La reconstrucción de Sir Herbert Baker del Banco de Inglaterra, derribando la mayoría del edificio anterior, has sido descrito por el historiador arquitectónico Nikolaus Pevsner como “el mayor crimen arquitectónico del siglo XX en la City de Londres”.
Cuando la idea y la realidad de la Deuda Pública llegaron, durante el siglo XVIII, también se hizo cargo de ello este banco. Por medio de la renovación de los estatutos en 1781, era además el banco de los banqueros – guardando suficiente oro para pagar los billetes demandados hasta el 26 de febrero de 1797, cuando la guerra había hecho disminuir tanto las reservas de oro que el gobierno prohibió al banco que hiciera pagos con este material. Esta prohibición duró hasta 1821.

El Acta del estatuto bancario de 1844 se ocupó de la emisión de billetes y dio al banco el derecho exclusivo con respecto a la emisión de los billetes. Bancos privados que previamente habían mantenido ese derecho, tuvieron por condición que su sede estuviera fuera de Londres y que ellos depositaran fianzas sobre los billetes que emitieran. Pocos bancos continuaron emitiendo billetes hasta que los últimos lo hicieron en los años 30. Bancos privados escoceses y del norte de Irlanda todavía mantienen ese derecho. Gran Bretaña permaneció con el nivel de oro requerido hasta 1931 cuando el oro y la reserva de divisas fueron transferidas al Tesoro Público.

Pero su administración estaba todavía controlada por el Banco. En 1870 el banco tomó responsabilidades en la política del tipo de interés. Durante el gobierno de Montagu Norman, que duró desde 1920 a 1944, el Banco hizo esfuerzos para moverse desde la banca comercial y convertirse en el banco central. En 1946, poco después de final de la permanencia de Norman, el banco fue nacionalizado por el gobierno laborista.

El 6 de mayo de 1997, después de las elecciones generales de 1997 que llevaron a otro gobierno laborista al poder, se anunció por el Ministro de Economía y Hacienda, Gordon Brown, que al Banco de Inglaterra se le podría conceder la independencia operativa sobre la política monetaria. Bajo los términos del acta 1998 del Banco de Inglaterra (el cual entró en vigor el 1 de junio de 1998), el Comité de Política Monetaria del banco tuvo la responsabilidad exclusiva de ajustar el tipo de interés para que la inflación establecida del gobierno (Indice de Precios al Consumo “Retail Prices Index RPI” tenga como objetivo el 2,5%. Este objetivo ha cambiado ahora al 2%. Si la inflación sube o baja de su objetivo más de un 1%, el Gobernador tiene que escribir una carta al Ministro de Economía y Hacienda explicando porqué y como remediaría la situación.

El manejo sobre la política monetaria del Banco de Inglaterra se caracteriza por ser un elemento fundamental de la política económica Liberal Demócrata desde las elecciones generales de 1992. El miembro del parlamento Conservador Nicholas Budgen ha propuesto además que sea un proyecto de ley propuesto por un diputado que no es ministro, pero el proyecto de ley tal cual apenas tuvo apoyos del gobierno ni de la oposición.

Más recientemente, desde el 2007 el Banco de Inglaterra, en su papel de prestamista como último recurso, ha sido apoyado por Northern Rock, especialista en préstamos de hipotecas que de pronto llegó a ser incapaz de confiar en el préstamo al mercado mayorista para financiar sus operaciones tras la crisis de 2007 con las “subprime mortgage”.

FUNCIONES DEL BANCO

El Banco de Inglaterra desempeña todas las funciones de un banco central. Se supone que la función más importante es mantener la estabilidad en los precios y apoyar las políticas económicas del gobierno británico. Por lo tanto, el banco promueve el crecimiento económico. Hay dos áreas principales las cuales son abordadas por el banco para asegurar que sus funciones se realizan eficientemente.

 Estabilidad Monetaria. Precios estables y confianza en la moneda son dos criterios importantes para la estabilidad monetaria. Los precios equilibrados son mantenidos haciendo que el incremento de los precios se ajuste al objetivo de la inflación del gobierno. El Banco pretende enfrentarse a este objetivo ajustando el tipo de interés, el cual es decidido por el Comité de Política Monetaria.
 Estabilidad financiera. El mantenimiento de una estabilidad financiera supone la protección contra posibles amenazas al sistema financiero. Las amenazas son detectadas por la vigilancia del Banco y por otras funciones de inteligencia del mercado. Entonces las amenazas son tratadas con operaciones financieras directas así como otras operaciones, tanto en el país como en el extranjero. En circunstancias especiales, el Banco debe actuar como el prestamista de último recurso prolongando y extendiendo créditos cuando ninguna otra institución lo hace.

El Banco trabaja junto con otras instituciones para asegurar tanto la estabilidad monetaria como la financiera. Estas instituciones son:

 HM Treasury (HM Ministerio de Economía y Hacienda), es el departamento del gobierno responsable de la política económica y financiera.
 Una Autoridad de Servicios Financieros, que es un cuerpo independiente que regula la industria de los servicios financieros.
 Otros bancos centrales y organizaciones internacionales, las cuales tienen la intención de mejorar el sistema financiero internacional.

El Banco de Inglaterra actúa como el banquero del gobierno, y como tal mantiene la cuenta de los Fondos Consolidados del gobierno. Además se encarga de las divisas, de la reserva de oro, y es el banco de los banqueros, especialmente por su capacidad como prestamista de último recurso.

El Banco de Inglaterra tiene un monopolio en la emisión de billetes en Inglaterra y Gales. Escocia y el norte de Irlanda mantienen sus derechos a emitir sus propios billetes, pero deben ser financiados y respaldados uno a uno con depósitos en el Banco de Inglaterra, exceptuando unos pocos millones de libras que representan el valor de los billetes que había en circulación en 1845.

Desde 1997, el Comité de Política Monetaria tiene la responsabilidad de ajustar el tipo de interés. De cualquier forma, con la decisión de conceder la independencia operacional al Banco, la responsabilidad para la administración de la deuda del gobierno fue transferida al nuevo (UK Debt Management Office) en 1998, el cual tomó el poder sobre la administración del dinero del gobierno en el año 2000.

El Banco suele ser el responsable de la regulación y supervisión de la industria bancaria, aunque esta responsabilidad fue transferida a la Autoridad de Servicios Financieros en junio de 1998.

Para ayudar al mantenimiento de la estabilidad económica, el Banco intenta ampliar los papeles que tiene que desempeñas, tanto a través de discursos regulares como con publicaciones hechas por figuras expertas del banco, y a través de una ancha estrategia educativa enfocada al público en general. El Banco mantiene un museo.

EMISION DE BILLETES

El Banco de Inglaterra ha emitido billetes desde 1694. Los billetes fueron en un principio escritos a mano, aunque fueron parcialmente impresos a partir de 1725, y los cajeros todavía tenían que firmar cada billete para que fueran pagaderos. Los billetes fueron totalmente impresos desde 1855. Hasta 1928 todos los billetes fueron “White Notes (Billetes Blancos)”, impresos en negro y con un reverso negro. En los siglos XVIII y XIX los White Notes se imprimieron de unidades de una y dos libras. Durante el siglo XX, los White Notes fueron impresos en unidades desde 5 a 1000 libras. El Banco emitió por primera vez billetes de 10 chelines y de una libra el 22 de noviembre de 1928 cuando el Banco adquirió la responsabilidad en estos valores desde el Ministerio de Economía el cual había emitido billetes de esta cantidad tres días después de la declaración de guerra de 1914, para así sacar las monedas de oro de la circulación.

Durante la Segunda Guerra Mundial la operación alemana Bernhard intentó falsificar varios billetes de 5 y 50 libras produciendo 500.000 billetes cada mes en 1943. El plan original era tirar en paracaídas el dinero en Gran Bretaña en un intento de desestabilizar la economía británica, pero se encontró más útil usar los billetes para pagar a agente alemanes que operaban por toda Europa – aunque la mayoría cayó en manos aliadas al final de la guerra, las falsificaciones aparecían frecuentemente durante los años posteriores, lo cual motivó que los billetes con valor superior a 5 libras fueran sacados de la circulación.

En el año 2006, una suma que excedía de 53 millones de libras en billetes perteneciente al banco fue robado de un depósito en Tonbridge, Kent.




BOOKING.COM

Encuentra donde quedarte en Londres con el mejor buscador de alojamientos. 

Booking.com